Nueva regulación de la tarjeta de estacionamiento para personas con discapacidad y movilidad reducida

El Consejo de Gobierno ha dado el visto bueno al Decreto por el que se regula la tarjeta de estacionamiento de la Región de Murcia, que establece el régimen jurídico aplicable a este identificativo de vehículos automóviles para personas con discapacidad que presenten movilidad reducida, más de 25.000 en la Región.

Se trata de una tarjeta universal, personal e intransferible, que mejora la calidad de vida de estas personas con discapacidad al facilitar su movilidad. La posesión de la tarjeta de estacionamiento concede a su titular derechos como la reserva de plaza de aparcamiento en lugar próximo al domicilio o puesto de trabajo, el aparcamiento en los lugares habilitados para las personas con discapacidad, sin que pueda establecerse limitación horaria alguna al ejercicio de este derecho, el estacionamiento en las zonas de aparcamiento de tiempo limitado durante el tiempo necesario, y la parada o estacionamiento en las zonas reservadas para carga y descarga, siempre que no se ocasionen perjuicios a los peatones o al tráfico, por un tiempo de parada o estacionamiento como mínimo un 75 por cierto superior al permitido con carácter general en dichas zonas.

Otros derechos reconocidos para los titulares de las tarjetas son la parada en cualquier lugar de la vía, por motivos justificados y por el tiempo indispensable, siempre que no se ocasionen perjuicios a los peatones o al tráfico y de acuerdo con las instrucciones de los agentes de la autoridad y el acceso a vías o espacios urbanos con circulación restringida a residentes, entre otros. Las tarjetas serán expedidas por los ayuntamientos, a petición de las personas interesadas.

Las entidades locales cotejarán los datos del solicitante con la valoración del grado de discapacidad y movilidad reducida dictaminadas por los equipos multiprofesionales de calificación y reconocimiento del grado de discapacidad del Instituto Murciano de Acción Social (IMAS). Según el decreto, también se reconocerá como beneficiarios de la tarjeta a las personas con deficiencias visuales que muestren en el mejor ojo una agudeza visual igual o inferior al 0,1 con corrección, o un campo visual reducido a 10 grados o menos, dictaminada por equipos multiprofesionales de calificación y reconocimiento del grado de discapacidad del IMAS. Los consistorios dispondrán de un plazo de seis meses para adaptarlas a las previsiones de este decreto y de un año para determinar las zonas del núcleo urbano que tienen la condición de centro de actividad, así como para garantizar el número mínimo de plazas de aparcamiento reservadas para personas con discapacidad.

 

T.DISCAPACIDAD